imagenes pasando

miércoles, 9 de mayo de 2012

Trucos para ahorrar. Especial "Aprovechar mejor la ropa". Aquí no se tira nada.

      La mejor forma de ahorrar es no gastar. Para eso debemos darle una larga vida a las cosas cuidándolas y reparándolas en caso de que se estropeen. Y si ya no sirven para su fin, buscarles otra utilidad, o dárselas a alguien que las pueda aprovechar o crear algo nuevo con ellas. En definitiva las tres R de la ecología aplicadas también al ahorro. Reducir, reutilizar y reciclar. En el caso de la ropa creo que es importante cambiar de mentalidad. A todos nos gusta ir a la moda y estrenar ropa de vez en cuando. Además, los comerciantes  también tienen que vivir. Estos consejos que doy, algunas veces un poco extremistas, están pensados sobre todo para las personas que sólo tienen dinero para lo más básico y necesario. El resto hay que suplirlo con creatividad, esfuerzo personal y solidaridad propia y ajena.

      Una de las ventajas de estar sin empleo es que dispones de muuuuucho tiempo libre, demasiado a veces. Parte de ese tiempo hay que emplearlo en buscar empleo, por supuesto, pero otra parte la podemos emplear en convertir nuestro esfuerzo en "dinero que no nos gastamos". Es casi lo mismo que ganar dinero. Vamos a aprovechar ese tiempo con nuestro propio trabajo, así ahorraremos y ayudaremos a nuestra economía.

Nuestras abuelas sabían mucho sobre cómo aprovechar la ropa.

1- Primer paso, si tenemos que comprar ropa, que sea polivalente, resistente y combinable. Fondo de armario. Lo bueno es que actualmente se lleva casi todo, coexisten infinidad de estilos. Si somos creativos  con muy poco hacemos mucho. Además, no partimos de cero. Seguro que hay muchas prendas olvidadas en el armario que con una pequeña adaptación son muy parecidas a las que vemos ahora en las tiendas.


Para un diario nos apañamos casi todos, el problema son las ocasiones especiales tipo bodas, comuniones, fiestas, etc. Un vestidito negro mono te puede servir para infinidad de ocasiones especiales si lo combinas con un tocado y un bolso algo más llamativo. Otra opción es tener complementos en colores blanco, crudo, nude y/o negro, e incluso en rojo, colores super-combinables, y comprarnos alguna prenda más colorida y definida. Lo que no se debe es ir toda llamativa porque necesitaríamos mil cosas para ir a tono y la segunda vez que nos pusiéramos el mismo conjunto estaríamos más vistas que el tebeo, o toda básica, porque iríamos sosas, grises y aburridas. En las tiendas outlet hay verdaderas gangas para ocasiones especiales, sólo hay que estar atentas.

2- Los zapatos. Las personas que tenemos problemas con los pies, plantillas especiales, números complicados de encontrar y no soportamos cualquier material pasamos verdaderos suplicios a la hora de encontrar calzado. Si estamos fritos de presupuesto la cosa se pone aun más complicada. Yo apuesto por la calidad, la piel auténtica y la comodidad, elijo colores básicos: negro, nude o rojo, este último no es tan combinable, pero con ropa más neutra queda genial. Tengo unos zapatos tipo "deporte-montaña", unas botas, tres pares de zapatos de vestir (dos semi-cerrados y otros de verano) y dos pares de sandalias veraniegas de diario. Punto. Con eso voy a todas partes.Tengo más zapatos, pero no los uso porque me molestan, me cuesta combinarlos, o no transpiran, o se han pasado de moda, etc. Eso sí, en mi caso voy siempre con un radar en busca del zapato perfecto. Cuando encuentro algo a buen precio que reune todos los demás requisitos, me lo compro sin pensar, porque luego no los vuelvo a encuentrar.

2- Cuidar la ropa que tenemos. No lavar por lavar, sólo si está sucia o huele mal, no usar la secadora, tender la ropa del revés y a la sombra, y si no es necesario, no usar productos fuertes quitamanchas, ni programas de lavado largos, y lavar en frío si es posible.

3- Si algo se rompe se cose, se remienda, ponemos parches a lo rozado de los pantalones de los niños (los hay muy bonitos y baratos de muñequitos o con trocitos de tela hacemos uno nosotros, esto en próximas manualidades del blog), si se nos ha quedado grande alguna prenda la estrechamos y si se nos ha quedado corta le soltamos un poco el dobladillo. Los pantalones de los niños que se han quedado cortos, si están bien de anchos, se pueden transformar en pantalones cortos o piratas si los acortamos y les hacemos un dobladillo. Con las camisetas de manga larga ocurre lo mismo. ¿No tienes presupuesto para todas las camisetas de manga corta o sin mangas que necesitas?. Con unas tijeras, aguja, hilo y un poquito de maña las transformamos . Como se suele decir: "Estudia más un necesitado que un abogado" .
 http://cachorrofurioso.files.wordpress.com

4- Heredar ropa, pasarla de hermanos a hermanos, primos, vecinos, es digno, práctico, se le da más vida a la ropa y, sobre todo, nos ahorramos un dinero muy considerable. La cadena de ropa es una idea muy antigua y no se nos caen los anillos, ¿a que no?.

5- Si algunas prendas están un poco pasadas como para prestarlas no se tiran. Tenemos varias opciones. Hay unos contenedores especiales para ropa, la puedes depositar ahí. No importa lo gastado que creas que está un chándal. Provablemente habrá algún niño cuya única opción sea ir desabrigado o sucio porque no tiene nada que ponerse. Mejor ese chándal que nada, además, se lo has estado poniendo a tu hijo hasta hace dos días, así que tan mal no estará. Siempre hay alguien que está peor que uno, por lo que seguimos sin tirar nada a la basura. Incluso ropa interior, calcetines, zapatos... No caemos en la cuenta de que casi nadie deposita este tipo de prendas en el contenedor de la ropa y hay personas que de verdad NO TIENEN NI PARA CALCETINES. En esos contenedores también se puede echar ropa que esté muy bien y que, por lo que sea, no queramos.

Los vestidos de verano bonitos que ya no nos valen, los bolsos viejos, los vaqueros pasados de moda...pueden ser fuentes de materia prima para elaborar muchas cosas. De ahí sacamos telas de estampados preciosos, botones, cremalleras, remaches y piezas metálicas, hebillas...¿Cómo transformamos esto en "dinero que no nos gastamos"?. Podemos convertirlos en regalos. Ya está bien de presentarnos en los cumples con una birria de regalo, que aún así nos ha costado un esfuerzo económico, o sin nada, o peor, decidimos no ir por no pasar el apuro. Tenemos tiempo, tenemos materiales, sólo hay que buscar qué hacer. Muñecas, bolsitos, objetos de decoración, estuches para los lápices, álbunes de fotos, adornos de navidad, mil cosas. Y algo hecho por tí será más valorado y querido que cualquier cosilla de los chinos que se va a romper al segundo día.


6- Si de verdad, de verdad la prenda está muy indigna ya hasta para el contenedor de la ropa, seguimos sin tirarla en a la basura. Después de quitarle las cremalleras, botones, remaches, hebillas y bolsillos (ya sacaré manualidades para hacer con estas cosas en el blog) convertimos el resto en trapos para limpiar. Las casimetas de algodón hacen unos trapos buenísimos para limpiar cristales. No tendremos que gastar en bayetas o gamuzas. Incluso para la mopa se pueden sacar trapos. Ecológico y económico.

7- El último eslabón de la cadena estaba antiguamente en "el Trapero", una profesión que se ha perdido. Era un señor que venía recogiendo por las casas los trapos y papeles que la gente pudiera tener. Con esto se hacía una pasta y se sacaba papel. La antiguas muñecas de cartón estaban hechas con un material parecido. Algún día intentaré hacer algo así.



Esta es mi preciosa lata de los botones. Algunos son reciclados, otros comprados en mercadillos, en mercerías. Algún día os hablaré de mi amor por los botones.




Espero que este tutorial os haya servido de ayuda, que aprovechéis mejor la ropa, compréis con más cabeza y seáis más felices con lo que tenéis.

2 comentarios:

  1. ooooohhhh!!! yo tambien soy una amnte de los botones, tengo una caja muy parecda!!! jijiji... me encanta tu blog!! Lucia

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta entrada, así como el blog ;)

    Yo también tengo unos pies delicados y complicados. En calzado invierto muchísimo.
    Siempre he cuidado mi ropa, casi toda la lavo a mano, y con jabón neutro. Por ese motivo cuando me deshago de ella está impecable.
    Y hablando de donar/regalar ropa... Siendo sinceras, te diré que siempre la pongo en contenedores de ropa pero por conciencia ecológica más que otra cosa. Sabes? He llegado a ver muchas señoras que hacen burlas por la ropa que la gente deposita allí,... La gente sigue siendo demasiado "exquisita" y con muchas tonterías en la cabeza...

    Hace unos años, en épocas de vacas gordas, a una vecina mía siempre le gritaban e insultaban por querer regalar/donar ropa. Le decían: "Señora, tire la ropa a la basura, que nadie va a ir de prestado". Había mucho millonario suelto...


    ResponderEliminar

q