imagenes pasando

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Cómo hacer unas babuchas para niños reciclando un forro polar.

     En este tutorial vamos a aprender a reciclar esas sudaderas de tela pirineo que todos tenemos en casa. Puede que se te haya quedado pequeña, o grande, o que esté llena de bolitas (se pueden afeitar con maquinilla y quedan como nuevas) o simplemente ya no la usas. Además se da la circunstancia de que necesitas unas babuchas para estar por casa, para tus niños, para ti... Aquí unimos estas dos circunstancias y...¡Ta chán!, unas calentitas y cómodas botitas de tela pirineo para estar por casa.


Paso 1º: encontrar un forro polar o mantita pirineo y liberarlo de bolitas. Cogemos una maquinilla de afeitar, no hace falta que sea nueva, y la pasamos varias veces hasta que las bolitas se acumulan y las quitamos.

Paso2º: buscar un zapato del niño/a que nos sirva de modelo. Mejor uno que se le haya quedado pequeño, porque si no nos pueden salir unas babuchas enormes, como me ha pasado a mí. Se las dejaré para el próximo invierno.

Paso 3º: marcar la suela del zapato sobre la tela puesta doble y después recortar. Esta operación hay que hacerla dos veces, una por cada babucha. Ponemos la tela doble para que aisle mejor del frío del suelo.
 

Paso 4º: marcar el perfil del zapato, alargándolo un poco más en la parte del tobillo- pantorrilla para darle efecto de botita. Entallarlo un poco más en la caña, para que no se caigan demasiado al andar, que quede ajustadito. Si nos quedara muy ancho podríamos meterle una goma elástica por arriba cuando la tengamos acabada, que no apriete, eso sí. Poner la tela doble y que el doblez coincida con la parte del talón. Después recortar por donde hemos dibujado. Repetir este operación dos veces, una por cada pié.









Paso 5º: coser las dobles plantillas, puede hacerse a mano o a máquina, según se desee. 


Paso 6º: unir con alfileres de costura las plantillas dobles cosidas con la parte superior de nuestras babuchas. Es importante empezar a colocar los alfileres del talón hacia adelante. Primero un lado y luego el otro. como la tela es un poco elástica nos ayuda a ajustar posibles errores, si nos pasamos y sobra tela, siempre podemos recortar un poco.


Hilvanar a mano ambas babuchas. Después coser a máquina o a mano, con una puntada resistente. hacer un dobladillo, a mano o a máquina, a la parte alta de la botita. Si se nos hubiese quedado muy ancha por arriba y eso supusiera un problema podríamos meter por dentro del dobladillo una goma elástica, teniendo cuidado de que no apriete al niño/a.

 


Así ya quedaría bien las zapatillas de estar por casa. Pero podemos añadir algunos extras (paso 7 y 8).


 Paso 7º: Si queremos darle a la suela un toque antideslizante, con una pistola de silicona térmica, hacemos unas líneas. Mucho cuidado con no quemarnos y con extender bien la silicona, ya que si queda mucho relieve resultará incómodo al pisar. Si quisiéramos que además fuese impermeable deberíamos cubrir toda la superficie con silicona, aunque sería más largo de hacer, gastaríamos más silicona y tampoco veo la necesidad. Esto queda al gusto del consumidor.
 
 
 
Paso 8º: Si queremos añadir un toque divertido podemos añadir un muñeco o carita con fieltro. Yo me he decidido por este león tan simpático, pero podría haber sido una rana, o un sol, o una estrella, luna, corazón, o lo que se os ocurra. La imaginación al poder. Una vez acabado el detalle de fieltro lo cosemos a las babuchas.
 

Paso 9º: admirar nuestra maravillosa obra de reciclaje y plantearme si me ha quedado tela para hacerme unas para mí. ¡Cuidado que esto engancha y dejáis la casa sin sudereras ni mantitas de pirineo!.


     Aquí tenéis otra versión de las babuchas. Estas están hechas reciclando una toalla. La suela es doble, tela de rizo de algodón por dentro, y pirineo por fuera. además me he atrevido a cubrir toda la suela con silicona caliente y queda muy bien. De este forma, si hay algo de agua en el suelo no se moja. Me han quedado mejor de tamaño y me apetecía mucho ponerle esos botones tan bonitos. Otra ventaja que tiene este modelo es que es más adecuado para el tiempo que viene, al ser de algodón por dentro son más fresquitas. Son más cortas y tiene mayor apertura ya que la tela de toalla no es elástica como el pirineo. He añadido un poco de goma elástica para que sea más fácil de poner y de quitar.



Me encantaría que me contases cómo te ha ido haciendo tus botitas pirineo o de tela de rizo recicladas de andar por casa. Un saludo y gracias por tu visita.


5 comentarios:

  1. Wow, ¡qué creatividad!, maravillosa idea Marga. Yo tengo varios de los dichosos polares que al tiempo se deforman y quedan feísimos. Lo que no tengo mucho es paciencia para hacer esto pero te admiro por ser capaz de hacer estas maravillas. Un beso! Por cierto soy Sergio el melli.

    ResponderEliminar
  2. hermoso todo lo que haces !! te felicito !!

    ResponderEliminar
  3. bellisimas y muy faciles de hacer !!! gracias

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones Marga!!! bellísimo y bien explicado!!! un beso.Mónica

    ResponderEliminar

q