imagenes pasando

domingo, 8 de junio de 2014

Cómo hacer una manopla marioneta para el baño. El amiguito de los niños,con todos ustedes, ¡Manoplito!.

La hora del baño suele ser un momento muy especial del día para la mayoría de los niños y niñas. Nos llevamos todo el día corriendo, inmersos en mil actividades y por fin llega la hora de relajarnos y tomar un delicioso baño. A mí me gustan los baños para los niños, mejor que la ducha. No hace falta llenarla hasta arriba y pueden usar bañerita de plástico hasta los cuatro años perfectamente.

Pero no siempre es un momento feliz. Para algunos niños y padres el baño es motivo de estrés por diversas causas. A algunos niños y niñas les da pavor que les laven el pelo porque temen que les entre jabón o agua en los ojos. En otras ocasiones, cuando son muy pequeñitos, se resisten a entrar en la bañerita, aunque no lleguemos a entender por qué exactamente. Muchas veces es simplemente porque saben que el día se está acabando, que han de dejar lo que estaban haciendo para bañarse, cenar y acostarse. o porque están tan cansados que no pueden con su cuerpo y se ponen muy irritables.

En cualquier caso convertir la hora del baño en algo divertido y relajante siempre ayuda. Manoplito es un personaje que creé para mi hijo porque pasó una etapa complicada con el baño cuando era pequeño. No había forma de meterle en la bañera, se ponía histérico y no importaba cuánta paciencia empleáramos, se resistía. Probamos diferentes técnicas que funcionaron un tiempo (echar un poquito de gel en la bañera vacía y, con la alcachofa de la ducha echábamos el agua con mucha presión, para ir haciendo espuma. Le dábamos unos botes vacíos de diferentes tamaños para que fuese llenando unos con otros, o un bote vacío de gel para que lo llenase de agua. Pero el Rey del baño ha sido y será Manoplito.

Al ser una marioneta y una manopla, podemos dotarla de vida y voz, y eso les encanta. Mi Manoplito es un poco descarado y le encanta que los niños estén muy sucios. Se come todas las burbujas y siempre está bromeando.

Cosas que he aprendido sobre la higiene de los niños:

-Si queremos que los niños se relajen con el baño nosotros debemos tomárnoslo con calma. Aunque estemos cansados y deseando que acabe el día, es un momento sagrado de paz y atención a los pequeños. Es mejor empezar antes que pretender acabar en unos minutos.

-No es necesario bañar a los niños todos los días, especialmente en invierno. Nunca ha habido tantos casos de piel atópica como ahora. Un día sí y otro no es más que suficiente. Podemos cambiarle de ropa interior a diario, eso sí. Pero si vemos que le gusta mucho, que le ayuda a relajarse y dormir, perfecto, podemos bañarlos a diario, pero sin a penas usar jabón ni frotar demasiado .Si empleamos un jabón suave especial para bebé, mejor.Al acabar podemos aclarar con la ducha. El pelo, con lavarlo dos veces en semana sobra. Es importante que no quede  nada de jabón en la piel.

- El baño es mejor por la noche, con un ritual sencillo asociado que vaya preparando para el final del día (llegamos del parque, nos lavamos las manos, preparamos el pijama, nos bañamos, crema hidratante, en caso de niños con la piel muy seca,cenamos, pipí, lavar los dientes,un cuento y a dormir, por ejemplo).

Cómo hacer un Manoplito:

- Paso 1. Reunimos los materiales:
Tijeras,aguja, dedal, hijo, alfileres, dos manoplas de diferente color, dos botones pequeños oscuros.




















-Paso 2. Ponemos las manoplas del revés y cortamos la costura de una de ellas.












-Paso 3. Cortamos un óvalo verde del mismo tamaño que la apertura que nos ha quedado en la manopla naranja.












-Paso 4. Del revés unimos con alfileres el óvalo verde a la manopla naranja.















-Paso 5. Cortamos dos óvalos pequeños verdes, para las orejas. Los cosemos del revés dejando una pequeña apertura para darles la vuelta. Les damos la vuelta y acabamos de coser cada orejita.








-Paso 6. Cosemos el óvalo grande a la manopla naranja del revés. Luego sobrehilamos para que no acabe deshilachándose con el uso. Damos la vuelta a la manopla.



-Paso 7. Fijamos las orejas dando un pellizco a la tela y usando los alfileres de costura. Las cosemos con un hilo del mismo color que la tela de la manopla.










-Paso 8.  Cosemos los ojos (botones). Podemos dotar de personalidades diferentes a Manoplito según si ponemos los ojos más juntos o separados, más cerca o lejos de las orejas. También podríamos ponerle una nariz usando otro botón de diferente color y tamaño. Los botones deben estar muy bien cosidos para que no se desprendan, sobre todo si lo van a usar bebés.


-Ya tenemos nuestro Manoplito, listo para "devorar" toda la suciedad y encantado de comerse todo el jabón y la espuma. Es auto-limpiable, aunque podemos meterlo en la lavadora siempre que queramos. Para su buen mantenimiento es mejor dejarlo siempre bien enjuagado, escurrido y puesto a secar al aire después de cada baño.
  

0 comentarios:

Tus comentarios alimentan mi corazón, intentaré corresponderte...

q